A partir de este viernes la delegación Regional de Avellaneda del ministerio de Trabajo bonaerense lleva el nombre de “Azucena Villaflor” -en reconocimiento a la vecina de Avellaneda- quien fuera una de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo y asesinada por la dictadura militar.

El acto contó con la presencia de familiares de Azucena Villaflor

Del homenaje participaron la ministra Mara Ruiz Malec, Cecilia y María Laura De Vincenti, hija y nieta de Azucena Villaflor, respectivamente, junto a otros familiares, la jefa de Gabinete del municipio de Avellaneda, Magdalena Sierra, y el subsecretario de Derechos Humanos bonaerense, Matías Moreno. Durante el acto se descubrió una placa que recuerda la militancia de Villaflor en la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), a la que se afilió de muy joven al poco tiempo de haber ingresado a trabajar como telefonista en la fábrica “Siam”.

Con esta ya son cuatro las delegaciones que por iniciativa del gobernador Axel Kicillof comenzaron a llevar los nombres de aquellos hombres y mujeres que con su compromiso y militancia por la justicia social, la memoria, la verdad y la justicia aportaron para la construcción de una provincia y un país más justos

“De esta manera no sólo buscamos aportar a la memoria colectiva de lo que hicieron estos hombres y mujeres en el pasado, sino traerlos al presente para que cuando los trabajadores ingresen a las delegaciones no tengan ninguna duda que ahí se los defiende” dijo Ruiz Malec.

Además, la ministra aseguró que “cuando pensemos que tenemos todo en contra, el FMI, el círculo rojo y todas las derechas atentando contra el bienestar del pueblo trabajador, acordémonos que en el momento más oscuro de la historia del país un grupo de mujeres no abandonó la lucha ni las convicciones y nos devolvieron la democracia. Por ellas no tenemos el derecho de desesperanzarnos”.

Por su parte, Cecilia De Vincenti aseguró que es un honor que un lugar de defensa de los trabajadores y trabajadoras lleve el nombre de su madre y que “el aprendizaje de la vida de Azucena y de todos los pañuelos blancos es que todo es posible con lucha, compromiso y amor”.