Lugares y Salidas

Tapalqué y Berisso

Gastronomía Típica, Naturaleza e Historia para un Fin de Semana Único en la Provincia

Tapalqué

Tapalqué y Berisso ofrecen propuestas imperdibles para disfrutar de un fin de semana inolvidable: paisajes de río y arroyo, delicias culinarias con sello local, productos artesanales basados en los frutos de sus tierras y sitios históricos inigualables.

De aires ribereños y con sabor a inmigración

Berisso, ubicada a solo veinte minutos de la capital bonaerense, recibe a las y los turistas con la calidez y el orgullo que sienten sus habitantes por los atractivos identitarios del pago.

El Museo 1871 -IG: @museo1871bsso- narra la historia de los berissenses a través de imágenes y objetos. Este año, la institución implementó una audioguía con  información sobre cada una de las piezas a la que se accese a partir de un código QR. Por esta razón se recomienda llevar auriculares.

Museo de la Soda y el Sifón

Para quienes sienten atracción por las piezas de colección encontrarán el paraíso en el Museo de la Soda y el Sifón que lleva adelante Luis Taube. El lugar atesora más de 4200 sifones, siete mil botellas gaseosas y veinte máquinas. También están en exposición cubre porta sifones, herramientas, protectores, y cajones de madera de tres cuartos y un litro.

Los envases, que se caracterizan por la gran variedad de colores, proceden de diferentes regiones del país y de distintos lugares de Europa. La visita al lugar, situado en calle 60 y 128, requiere reserva previa al teléfono 0221-593-1200.

Caminar por la calle Nueva York es como trasladarse a la primera mitad del siglo XX cuando el auge de los frigoríficos Swift y Armour impulsaba la llegada de  inmigrantes europeos.

Las casas de chapas con puertas y ventanas coloridas y los antiguos bares son parte de lo que fue la arquitectura típica de ese paisaje industrial.

Por allí pasaron el Mariscal Tito, el magnate naviero Aristóteles Onassis, el actor Lito Cruz, el cantautor Facundo Cabral y el dirigente sindical Cipriano Reyes, promotor de la movilización ocurrida el 17 de octubre de 1945 para reclamar la libertad del general Juan Domingo Perón. Motivo por el cual, la calle es considerada como el kilómetro cero del peronismo.

Las distintas colectividades con sus recetas forjaron la variada e irresistible gastronomía berissense. Kifak- IG: @kifak_resto_arabe- es un restaurante de comida árabe que dirige Alejandro Serbali junto a su compañera Paola García. “Mi familia es de origen libanés y todas mis recetas surgen de esa tradición culinaria”, aseguró Serballi y contó que el nombre de su emprendimiento significa “¿Cómo estás?” en árabe.

La especialidad del lugar son los fatay y la picada que consiste en pancitos con pastas de berenjenas (babaganush) y de garbanzo; laben (yogurt natural); hummus de remolacha; yabra (hojas de parra rellenas con carne); tahini, y kebbe crudo y cocido. El baklava, un postre de masa filo y nueces, es el plato final de este tapeo imperdible.

Otro de los platos recomendados es la pizza kifak, elaborada con pan de pita (pan árabe), carne condimentada, muzzarella, cebolla de verdeo, rabanitos, nueces y aceite de oliva. Para los paladares más tradicionales ofrecen fugazzetas rellenas.

“Trabajamos con productores locales de los viñedos y cervecerías artesanales locales”, agregó el propietario del restaurante ubicado en calle 23 entre avenida Montevideo y 171.

El Vino de la Costa llegó a la zona en manos de la comunidad italiana y, varios años después, nietos y sobrinos decidieron recuperar la costumbre y comenzaron a elaborar esta bebida. Organizado en la Cooperativa del Vino de la Costa- IG: @vinocostadeberisso- promueven visitas guiadas donde explican el origen de las vides, realizan degustaciones y describen cada etapa del proceso productivo.

 El segundo domingo de cada mes se pone en marcha el Mercado de la Ribera -IG: @mercadodela_ribera- que reúne mermeladas, encurtidos, miel, y mercadería en mimbre y cerámica producida artesanalmente por emprendedores locales.

Remanso rural

El municipio de Tapalqué -FB: @Tapalqueenamora- está en el centro de la provincia de Buenos Aires. Su nombre es de origen araucano y se traduce como “totoral” o “agua con totoras”.

En la ciudad cabecera homónima la mirada se pierde en la belleza de la llanura, se respira tranquilidad y se disfruta del sonido del arroyo. La costanera propone a locales y visitantes paseos en bicicleta, aventura en kayak, caminatas, running y mateadas en ese relajante entorno natural.

El lugar fue distinguido como Capital Nacional de la Torta Negra, sin diminutivo ya que para la cocción de este panificado se utilizan moldes pizzeros cuyos diámetros varían entre los 25 y 30 centímetros.

Esta confitura nació en las panaderías locales a fines del siglo XIX y principios del XX cuando los maestros de la cuadra pusieron a prueba su creatividad le agregaron  grasa a la masa y azúcar negra por encima ya que era más económica que la refinada. En muchas ocasiones, el producto se entregaba como “yapa” después de una compra.

Para las personas fanáticas de los quesos y de los embutidos artesanales existe el paraíso: Las Totoras de Tapalqué, la usina láctea cooperativa, -IG: @lastotorastapalque- donde podrán degustar diferentes tipos de productos. En el  mismo predio funciona una huerta agroecológica que ofrece visitas guiadas durante todo el año.

La carta gastronómica de Tapalqué incluye manjares para veganos y vegetarianos en Nina rural veggie -IG: @ninaruralveggie-, un espacio rodeado por árboles y animales.

Por otro lado, El Aljibe se especializa en chocolatería y en mermeladas, dulces y almíbares sin ningún tipo de agregado químico. En la misma línea se encuentra Las Moradas de Tapalqué, un emprendimiento familiar cuya producción no tiene aditivos.

La parrilla El Vasco- IG: @elvascoparrilla- se convirtió en un hito de la cocina tapalquense, y de la Ruta Provincial 51, con los menús típicos para comer de lunes a sábado al mediodía: vacío y papas rústicas, crepes de pollo, ravioles de verdura, ñoquis, empanadas de carne, picadas y matambre a la pizza.

Berisso y Tapalqué son dos opciones para aventurarse en viaje por la provincia de Buenos Aires y sorprenderse con la magia y los sabores de cada municipio.

Crédito fotos: Berisso 1 Kifak resto árabe. 2 Museo de la Soda. 3 Cooperativa Vino de la Costa

Tapalqué: 1 Municipio de Tapalqué. 2 Las Totoras de Tapalqué.

Fuente: Prensa Turismo Provincia de Buenos Aires

 

Safaris, Pinturas Rupestres y Escaladas en las Sierras Bonaerenses

Los feriados por Semana Santa invitan a descansar y a experimentar la adrenalina de escalar sobre las rocas, recorrer valles en camioneta y realizar caminatas en altura con vistas únicas en las sierras de la Provincia que fascinan con su ambiente silvestre, durante todo el año.

Tornquist, Saavedra y Balcarce proponen una estadía inolvidable llena de emoción, vértigo y diversión para el finde extra largo.

Travesías en 4×4, safaris y astroturismo

Tornquist siempre sorprende a las personas que lo visitan. En cada rincón de la serranía de Ventania hay un sitio para descubrir, un hecho histórico para compartir o un paisaje para contemplar.

Santiago Díaz lleva adelante Ecoventania -IG: @eco_ventania-, un emprendimiento turístico que ofrece explorar parajes, pueblos, ríos y arroyos en vehículos de gran porte.

“Nuestras propuestas más desafiantes son las travesías que organizamos tanto de día como de noche”, afirmó Díaz.

Se trata de seis itinerarios en camionetas 4 x 4: Balcones Serranos, Vertientes y Cerro Maqueta, Dos Cerros y Senderos Ancestrales, ex club Hotel de la Ventana, trekking en el Mirador del Indio y recorrido nocturno.

“El primer balcón brinda una vista panorámica del cordón principal y también se pueden observar las tumbas de pueblos ancestrales”, detalló el guía de Turismo.

También se encuentran pinturas rupestres y menhires – monumentos de forma alargada construidos en piedra- que datan de hace miles de años. “Siempre hablamos sobre esta temática para conocer dónde estamos parados, no solo desde la geografía sino también desde la historia”, explicó.

“Balcones Serranos es una de las excursiones más requeridas, además es una de las más extensas y con mejores vistas. Comienza a la mañana y hacia el mediodía se almuerza una picada en el segundo balcón”, describió.

En tanto que la travesía por estancia Las Vertientes y Cerro Maqueta es ideal para familias con niños pequeños que podrán disfrutar de gran variedad de paisajes y de diferentes temáticas según el momento del año.

Por otro lado, Tierra Ventana -IG: @tierraventana- invita a descubrir la Comarca Serrana a través de un cielo alejado de la contaminación lumínica y del Safari Park.

Javier Gómez está al frente de este emprendimiento turístico que desde hace más de quince años lleva adelante la travesía de astroturismo.

“Los visitantes se asombran y ponen en juego todos los sentidos ya que los  únicos estímulos son la naturaleza y la oscuridad”, relató Gómez.

La observación nocturna empieza con el traslado en 4×4 hasta el lugar con cruce del Río Sauce Grande hasta alcanzar los 500 metros sobre el nivel del mar.

Con un telescopio de óptima definición para captar la vía láctea, las nebulosas o las lluvias meteóricas, desde Tierra Ventana afirmaron que la mejor época para la observación es el invierno porque hay menos tiempo de sol en la atmósfera.

Otra de las excursiones sugeridas para disfrutar en el lugar es el Safari Park: un recorrido por la llanura de Ventania que se asemeja a la sabana africana, por los paisajes y los animales que la habitan, ya que hace millones de años ambos continentes estaban unidos.

El ascenso al mirador cumbre del Cerro Tigre ofrece una vista inigualable de toda la pradera. “Los turistas se fascinan con la fauna que se adaptó a este sitio, no lo pueden creer” aseguró el prestador. Los ciervos dama dama, los muflones, los búfalos de agua y los ñandúes, podrán ser acariciados y alimentados durante el circuito.

Valles interserranos y pinturas rupestres

En el partido de Saavedra -IG: @turismopigue- se ubican las sierras de Cura Malal, el sector más antiguo del sistema de Ventania con características escarpadas y vegetación abundante.

Los cerros se pueden recorrer a través de caminatas con distintos grados de dificultad, en camionetas 4×4 o en jornadas de cabalgata.

La agencia de viajes Circuitos, Viajes y Turismo -IG: @circuitoaviajesyturismo- propone diferentes excursiones para atravesar la serranía: Gruta de los Espíritus y abra Las Cuevas, establecimiento Los Lagos, abra Encantada y Cerro de La Cruz, Cerro Indominado y abra de Las Cuevas, abra Encantada y Cerro Lehmann, Cabalgatas, y Cerro de La Cruz

“La Gruta de los Espíritus es la más grande del sistema de Ventania. Hay pinturas rupestres únicas en la zona y singulares en el país ya que se trata de máscaras relacionadas con rituales religiosos”, expresó Alan García de Circuitos, Viajes y Turismo.

Dentro de la gruta se realiza un trayecto cuerpo a tierra con linternas en la frente hasta llegar a un sitio en el que se descubrieron restos arqueológicos y donde las primeras comunidades extraían el material para realizar las pinturas.

Luego de esta aventura se bordea un bosque de aromos hasta abra Las Cuevas, se arriba a un peñón donde se almuerza y se observa todo el valle de Cura Malal.

“Es una excursión para toda la familia. Inicia a las 9:00 de la mañana y finaliza a las 15:00”, informó García.

La travesía por el establecimiento Los Lagos es una perla turística por las vertientes de agua que brotan de las sierras, y el abra Encanta maravilla a los visitantes por sus piletones. Dentro del mismo itinerario se produce el ascenso al Cerro de La Cruz o Lehmann, de acuerdo con las condiciones climáticas del día.

Para quienes aman los caballos y la aventura existe una forma de combinar estas dos pasiones a través de cabalgatas que llegan hasta la cumbre del Cerro de La Cruz con una inolvidable postal panorámica de Pigüé, de las sierras de Cura Malal y de Bravar. El itinerario tiene una duración de dos horas.

Durante las noches de luna llena también se llevan adelante cabalgatas para concluir con una experiencia de ensueño.

Escaladas y rappel

En el partido de Balcarce sobre la sierra La Vigilancia se encuentra el centro de escalada deportiva -IG @sierralavigilanciaok/ @sierralavigilancia.escalada- que garantiza a las y los visitantes adrenalina y vértigo en estado puro.

“Sierra La Vigilancia es el centro de escalada deportiva más grande del país porque tiene más vías equipadas y concentradas en un sector pequeño comparado con los cerros o montañas de otros destinos”, afirmó Pablo Pilotta, quien desde hace más de veinte años creó este paraíso para escalar.

El lugar cuenta con cuatro instructores para recibir a los turistas y realizar salidas guiadas. “Pueden participar personas entre los seis y los cien años de edad, lo importante es que caminen en línea recta hasta la base de las paredes de escalada para hacer la práctica en roca”, explicó el coordinador del centro.

Las propuestas se adaptan en función de las familias o del grupo con jornadas que pueden incluir escalada y rappel. Si durante la primera actividad, los turistas se sienten cómodos se va incrementando la dificultad, en cambio el rappel se practica de manera inicial hasta llegar a la suspensión en el aire igual que como lo hace una araña.

“Si hay alguien que no quiere subir ofrecemos una palestra pequeña para realizar escalada deportiva con pared de fenólicos y presas de resina”, indicó Pilotta.

En la instalación también funcionan un sector de arquería, canchas de fútbol y de voley, y hay bicicletas para el circuito mountain bike. Cuenta con servicios de estacionamiento, camping, refugio, baños, cocina, suero antiofídico y alquiler de equipos. Todos fines de semana llegan hasta allí, escaladores particulares con equipamiento propio para conectar con las sierras y la naturaleza.

Tornquist, Saavedra y Balcarce son la opción perfecta para un fin de semana largo de aventura y de disfrute en la provincia de Buenos Aires, que ofrece atractivos turísticos con propuestas destacadas en sus 135 municipios durante todo el año.

En la Provincia rige el PASE LIBRE CON VACUNAS, acreditando dos dosis a través de las aplicaciones Vacunate PBA, Mi Argentina o el carnet de vacunación (cartón o tarjeta), con al menos 14 días de antelación al evento.

Es importante que los asistentes a las actividades cumplan los protocolos básicos de cuidado que consisten en la frecuente higienización de manos, el uso permanente de tapaboca-nariz y el respeto de la distancia social.

Fuente: Prensa Turismo de la Provincia de Buenos Aires

Fotos: Saavedra: Circuitos, Viajes y Turismo

Quilmes: Un Recorrido por la Historia de la Cerveza

El municipio bonaerense suma un nuevo atractivo asociado a su indiscutida tradición cervecera: La Casa de Quilmes, un bar-museo que ofrece recorridos  guiados por el lugar donde hace más de cien años se sirvió el primer chopp de cerveza tirada en Argentina.

“Después de 130 años, restauramos la primera e histórica sala de cocimiento y la convertimos en un nuevo espacio gastronómico y turístico, en un bar que fusiona cultura, arquitectura, historia y modernidad”, contó Pepe Sayús, director de marca de la cervecería Quilmes.

Las personas que realicen la visita guiada conocerán los ingredientes con los que se produce esta bebida, su forma de conservación, el modo en que se elaboran las diferentes variedades y también podrán hablar con los maestros cerveceros que están detrás de cada preparación. Además aprenderán a tirar su propio chopp y vivirán la experiencia de saborear una fresca.

El circuito por La Casa de Quilmes se lleva a cabo sábados y domingos e incluye cuatro tours al museo y bar, al bar, con cena y el completo. El primero incluye  detalles de la restauración de la casa de cocimiento, sus orígenes y la historia de la cerveza.

En el itinerario por el bar se podrá conocer el museo, degustar diferentes tipos de cervezas Quilmes como Clásica, Stout, Bock, Red Lager, 0.0% y Doble Malta, y acompañarlas con algún tapeo.

Durante el recorrido con cena, además de deleitarse con una entrada, plato principal, cerveza y postre, también habrá una sobremesa llena de relatos y anécdotas sobre la cervecería pionera del país.

La visita completa cuenta con diferentes paradas que proponen un viaje en el tiempo. “Es la más elegida por el público ya que permite vivir la experiencia más plena: conocer las instalaciones mientras aprenden sobre el proceso de elaboración de la cerveza, admirar el increíble espacio mítico totalmente restaurado, tirar su propio chopp y degustar el menú exclusivo desarrollado por Lele Cristóbal, embajador de la marca”, explicó Sayús.

La oferta gastronómica está pensada para que los comensales puedan maridar distintas cervezas con platos elaborados por este chef de origen quilmeño que en cada preparación tiene como ingrediente principal el afecto por sus raíces.

La cervecería tienta con opciones culinarias bien autóctonas como la tortilla de papa acompañada por conservas de la casa, el codillo de cerdo, los increíbles sándwiches de milanesa a la napolitana y la lasaña vegetariana, entre otras.

Los recorridos por La Casa de Quilmes tienen una duración de entre una hora y media y dos horas, y los valores van desde 1.500 a 3.000 pesos. Se requiere reserva previa a través de quilmes.com.ar/lacasadequilmes

Imperdibles quilmeños

Foto: zonales.com

Quienes arriben a este distrito quedarán encantados con la magia de Villa Argentina, un pintoresco barrio con casas de diferentes estilos, plazoletas y calles arboladas que nació en torno de la maltería fundada por la familia Bemberg.

Esta suerte de pequeña ciudad fue declarada Patrimonio Histórico Cultural en 2012, por sus características particulares y porque allí está emplazada la capilla San José Obrero.

El templo abrió sus puertas en 1966 y fue diseñado, a pedido de los Bemberg, por el reconocido arquitecto Alejandro Bustillo, quien también bosquejó el hotel Llao Llao en Bariloche y el Casino y Hotel Provincial de Mar del Plata.

En Quilmes nace parte de nuestra historia gastronómica transformando a este distrito turístico en ícono de la identidad nacional y bonaerense.

Fotos: (1-2) La Casa de Quilmes

Fuente: Prensa Turismo de la Provincia de Buenos Aires

Magia de los pueblos rurales próximos al mar

General Alvarado mixtura la tranquilidad y el encanto de los poblados de tradición agrícola con la belleza marítima de sus playas. A pocos kilómetros de  Miramar, ciudad cabecera y costera del partido, las pequeñas localidades esperan a los visitantes con sus historias, tradiciones y la hospitalidad de sus pobladores.

Al igual que la gran mayoría de los pueblos bonaerenses, Comandante Nicanor Otamendi y Mechongué nacieron durante la última parte del siglo XIX  y principios del XX, en torno a los ramales del ferrocarril que atravesaban las inmensas estancias con el propósito de transportar la producción agropecuaria hacia el puerto de la capital nacional.

Los terratenientes de la época cedieron varias hectáreas para la construcción de los edificios más importantes en la vida civil y social de los poblados.

Un museo con identidad rural bonaerense

“Otamendi”, como lo llaman sus habitantes, se fundó de manera oficial el 29 de mayo de 1911 cuando el Poder Ejecutivo aprobó el trazado urbano.

El proyecto poblacional fue impulsado por Balbina Josefina Otamendi, dueña de la estancia “Infierno”, donde en el sector norte se inauguró, el 24 de febrero de ese mismo año, la estación de Ferrocarriles del Sur. Desde ese momento con el arribo de trabajadores comenzó a gestarse el pueblo.

Su idea inicial fue llamarlo “Dionisia”, en honor a su madre, pero los funcionarios provinciales consideraron que no era el nombre apropiado y decidieron cambiarlo por el actual en homenaje al tío segundo de Balbina que se había enfrentado con los pueblos originarios.

Esta pequeña localidad fue declarada Capital Provincial de la Papa, por ser epicentro de la región papera, y todos los años se celebra la producción de esta hortaliza con una fiesta que ya se transformó en un clásico del lugar.

El pago se destaca por el ritmo apacible de sus calles, sus fachadas antiguas y los colores vibrantes de su arboleda.

Otro de sus principales atractivos es el Museo de la Vida Rural, ubicado en una de las salas del Centro Cultural Dima Spósito de Parodi cuyo edificio perteneció al hotel Sarmiento y es una construcción clave del patrimonio arquitectónico local.

Se creó en 2005 por iniciativa de los habitantes y depende de la Secretaría de Turismo, Cultura y Deportes municipal.

“Conserva cientos de piezas y su acervo se compone de material arqueológico, herramientas de trabajo, objetos de la vida cotidiana, fotografías, una importante colección de discos antiguos y documentos históricos entre otros” detalló Fernando Britez, director del Museo de la Vida Rural.

“Las piezas ingresan al museo como donación o a préstamo por parte de los vecinos del pueblo y de la zona rural. Además, cuando las circunstancias lo requieren, intervenimos en el rescate para evitar su pérdida o destrucción”, expresó.

En el acceso a la institución, un pintoresco patio con un aljibe recibe a quienes lo visitan y traslada a los turistas a experimentar un viaje a tiempos pasados.

El museo realiza visitas guiadas, virtuales y sincrónicas con instituciones escolares y educativas.

El pago lindo vecino a la playa

A más de 40 kilómetros de Comandante Nicanor Otamendi por la Ruta Provincial 88 se encuentra el pueblo turístico de Mechongué, también conocido como el “Pago lindo”.

Su nombre proviene del apodo que llevaba Mercedes, hija del estanciero Martín de Alzaga, quien impulsó la llegada del tren a esta región de tierras fértiles.

La estación ferroviaria fue restaurada y conserva los colores originales. Allí los emprendedores locales exponen sus productos artesanales.

Sus atractivas calles y el típico paisaje campestre, lo transforman en el sitio indicado para quienes buscan serenidad y desconexión.

Los  turistas también podrán recorrer la acogedora iglesia Nuestra Señora de Lourdes diseñada por el arquitecto Miguel Dellepiane y la gruta de la virgen homónima.

Mechongué fiel a su impronta rural celebra durante el mes de febrero la Fiesta Regional del Camionero y la del Agricultor.

Estos pueblos mágicos convierten a General Alvarado en el destino bonaerense ideal para tomarse un descanso y disfrutar de sus atractivos naturales y culturales en cualquier época del año.

Más información en buenosaires.tur.ar

Fotos: Museo de la Vida Rural

La Fiesta del Inmigrante en Berisso

La Fiesta Provincial del Inmigrante, que se realiza en la localidad de Berisso desde hace más de cuatro décadas, es una de las celebraciones más esperadas por el público de los municipios aledaños para saborear delicias gastronómicas, compartir tradiciones foráneas y honrar la diversidad.

La edición número 44 comenzó el 4 de septiembre y finalizará el domingo 26. Se trata de la segunda fiesta presencial que se lleva a cabo en la Provincia aunque este año, por protocolo sanitario, no se realizará el tradicional desembarco, ni el desfile con trajes típicos por las calles berissenses. Tampoco se desplegará el patio de comidas, sino que cada entidad ofrecerá platos típicos desde sus propias sedes.

Los integrantes de las 26 entidades extranjeras tienen ansiedad, alegría y muchas expectativas por la oportunidad de volver a celebrar sus tradiciones.

“Estamos felices por volver disfrutar nuevamente juntos esta fiesta, después de casi un año y medio. A pesar de que se llevará a cabo de una manera diferente, estamos agradecidos de poder abrir las puertas de nuestra casa para los berissenses y los visitantes oriundos de otras ciudades”, indicaron desde el Hogar Árabe Argentino de Berisso -IG @hogararabeberisso- ubicado en calle 11 entre 162 y 162 norte.

El cronograma finaliza el domingo 26 a las 18:00 con la elección de la embajadora de la celebración provincial.

Desde el municipio indicaron que para asistir a las actividades presenciales es obligatorio que los mayores de 18 años tengan aplicada al menos una dosis de la vacuna contra la Covid 19.

Nuevo circuito gastronómico

La comida es una forma placentera de descubrir costumbres distintas a las propias. Sabores poco habituales y recetas desconocidas nos sumergen en nuevos universos culturales.La capital provincial del inmigrante invita a vivir esa experiencia.

En la edición número 44 de la fiesta no se montará el emblemático patio gastronómico aunque cada colectividad ofrecerá platos tradicionales desde sus propios salones los días 18 y 25 de 19:00 a 00:00, mientras que en las jornadas del 19 y 26 lo harán de 12:00 a 00:00.

El plato estrella de la colectividad árabe es el kebbe naiye, una mezcla de carne picada cruda, trigo burgol, especias y aceite. “Una delicia del lugar”, aseguraron desde el Hogar Árabe Argentino de Berisso.

También ofrecerán el clásico shawarma que consiste en un pan árabe relleno con cortes finos de carne asada y vegetales, y habrá otros platos dulces y salados.

La colectividad griega cumplió 111 años en agosto y es la más antigua de Sudamérica, según informó Viviana Díaz Mathes, integrante del ballet -IG: @balletmandili -, que recibirá a los visitantes con un pastel de berenjenas llamado musaka y con guiro, comida elaborada en base a carne de cerdo rebozada dentro de un pan pita acompañado por papas fritas y ensalada.

Para los fanáticos de los dulces habrá baklava, postre preparado con masa filo, nueces y almíbar, y kurambiedes: masitas de manteca.

Además, durante la festividad, descendientes de Albania compartirán el espacio de la sede española. Desde allí ofrecerán platos típicos como musaka, comida similar a la lasagna con salsa blanca, carne y berenjena, y byrek, una masa de hojaldre con espinaca y ricota. El baklava será el postre protagonista de los albaneses para saborear.

Quienes visiten Berisso podrán degustar las delicias culinarias de los distintos países y disfrutar de los espectáculos que desarrollarán cada una de las entidades con sus colores, bailes y canciones.

La Fiesta del inmigrante, declarada de interés turístico permanente, es el ícono de la ciudad de Berisso y un emblema de la diversidad que caracteriza a la identidad bonaerense.

Más información en buenosaires.tur.ar

Crédito Fotos:

Danzas 1: @balletmandili(IG)-Colectividad griega

Danzas 2: @balletbashkimi_albania (IG)

Desembarco: @AEEBerisso-Fiesta Provincial del Inmigrante (FB)

Fuente:  PrensaTurismo BA

Baradero Preserva y Honra a la Memoria de los Pueblos Originarios

El Cementerio Indígena de la ciudad de Baradero guarda la memoria de los pueblos originarios y conecta a los habitantes locales con la historia y la identidad de esta región bonaerense.

Hace quince años se puso en marcha el proyecto para la realización del museo de sitio y centro de interpretación, ubicado en las calles Thames y Alberti. En 2005, el predio estuvo a punto de convertirse en una playa de estacionamiento pero los vecinos se enfrentaron a las topadoras para evitar que avanzaran sobre el terreno.

Por su importancia a nivel científico y cultural, en 2012 fue declarado “Sitio Arqueológico e Histórico, incorporado definitivamente al Patrimonio Cultural de la provincia de Buenos Aires”.

Los hallazgos que se realizaron en el predio permitieron reconstruir la vida de los pueblos Chaná, Mbeguá y Guaraní, y los conflictos generados por la situación colonial durante el siglo XVII, en la zona del Delta del Paraná.

Cuatro murales emplazados en el sitio -diseñados por los artistas plásticos José Kura y Daniela Almeida, y guionados por la museóloga Verónica Noya y la arqueóloga Alicia Tapia- relatan momentos claves en la historia de esas poblaciones.

La primera pintura cuenta la vida de los originarios antes de la llegada de los españoles y la segunda expresa la percepción del arribo de los europeos y el impacto cultural que provocó en los nativos. En tanto, el tercer mural hace referencia a los principales actores sociales de la misión franciscana y el cuarto denuncia las consecuencias de la colonización: hambrunas, enfermedades y explotación de la fuerza de trabajo.

Las primeras excavaciones en el lugar se llevaron a cabo en 1910 a pedido del historiador Alejandro Barbich, quien residía en la ciudad de Baradero. El trabajo de campo estuvo a cargo de Salvador Debenedetti, arqueólogo del Museo Etnográfico de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

Durante la investigación, se inhumaron catorce entierros asociados con varios objetos depositados como ajuar fúnebre. Entre esos elementos se encontraron materiales de manufactura de las comunidades originarias y europeas como cuentas de collar de valva recortada y perforada, también de vidrio y latón, y  fragmentos de cerámica nativa y vidriadas foráneas.

A través de esos objetos se pudieron establecer los procesos de cambio cultural provocados por los vínculos entre los hispanos y los habitantes naturales.

Historia de una misión

En 1615 por orden de Hernandarias, gobernador del Río de la Plata, se fundó la misión franciscana de Santiago del Baradero en los terrenos de la actual plaza principal de la ciudad.

Desde esa misión, se captó a integrantes de las poblaciones Chaná, Mbeguá y Guaraní que habitaban riberas de arroyos y riachos del Delta del Paraná. La vida en la reducción se caracterizó por sus precarias condiciones: hambrunas, epidemias y una elevada mortalidad fueron situaciones frecuentes desde los primeros momentos, según las fuentes historiográficas.

El hallazgo de material arqueológico permitió recabar información sobre el modo en el que se desarrollaba la vida, en la misión que perduró hasta inicios del siglo XVIII.

El museo de sitio y el centro de interpretación son un puente para indagar en los hechos fundacionales de la ciudad de Baradero y también una forma de preservar la historia de los pueblos originarios de la Provincia para el presente y el futuro de las nuevas generaciones.

Más información en: buenosaires.tur.ar

Fotos:Municipalidad de Baradero

Árboles Míticos que Resguardan la Identidad Bonaerense

En la provincia de Buenos Aires los árboles son protagonistas del paisaje y también de leyendas, poesías e historias que sorprenden a quienes las escuchan y le otorgan un encanto singular a estas verdaderas esculturas naturales.

Recientemente se celebró el Día Mundial del Árbol y tres municipios bonaerenses invitan a conocer su patrimonio forestal a través de distintos relatos.

La Plata, entre tilos, ginkgos y otras especies

La capital bonaerense fue diseñada a partir de las ideas urbanísticas de fines del siglo XIX, que incluían la planificación del arbolado público por los beneficios para la salud que implicaba.

En calles, parques y plazas de la ciudad habitan diferentes especies, tanto nativas como exóticas, que se han transformado en íconos.

“Los tilos de la avenida 7 fueron traídos desde Alemania cerca del año 1910. El viaje en barco tardó tanto tiempo que cuando llegaron al puerto de La Plata estaban secos y sin follaje. Según se dice, alguien tuvo la idea de llevarlos al vivero municipal, para plantarlos directo en la tierra y esperar a que sucediera el milagro: los árboles finalmente brotaron”, explicó Nicolás Colombo, autor del libro “Misterios de la ciudad de La Plata”, en la charla virtual organizada por el foro en Defensa del Árbol.

Durante el otoño, el bosque platense se tiñe de distintas tonalidades ocres. Una de las postales más hermosas son las hojas amarillas de los ginkgos biloba que se encuentran en el acceso al prestigioso Museo de Ciencias Naturales.

“Se trata de un sobreviviente fósil, único en su especie, no hay otro ginkgo que no sea biloba. Viene de la época de los dinosaurios”, detalló Colombo quien agregó que fueron donados por el emperador de Japón durante su visita en la década del treinta. Además el ginkgo es venerado en su país porque logró subsistir a la bomba de Hiroshima.

La hoja de roble europeo representa a la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) porque es el símbolo que eligió Enrique Herrero Ducloux, primer doctor en química del país y docente de esta casa de altos estudios, a pedido del rector Joaquín V. Gonzalez.

“Bajo la sombra de este árbol vivía la diosa de la sabiduría, según la leyenda germánica que recordó por entonces Herrero Ducloux”, explicó el investigador. Los robles están ubicados en el ingreso al bosque, entre las avenidas 1 y 53, y fueron plantados allí en 1857 por Martín Iraola y Eduardo Miche.

Si bien los jacarandás son los protagonistas de la diagonales 73, en la plazoleta de diagonal 77 y calle 43 se encuentra “el único árbol de La Plata protegido a nivel provincial porque enfrente vivió el escritor Benito Lynch”, señaló Colombo.

Marcos Paz: Pueblo del Arbol

“Así te bauticé pueblo mío/en recuerdo de mi abuelo/ que amó el árbol y regó su sueño (…)”  escribió el poeta local Mario Grand en homenaje a su abuelo, quien amaba y cuidaba los árboles del lugar.

Con el avance del crecimiento urbano y la modernización, Marcos Paz se destacó entre las localidades que conservaron su arbolado originario en las veredas, característica que la convirtieron en “Ciudad del árbol”.

En las calles paceñas diferentes especies arbóreas, en su mayoría enormes plátanos, guardan la memoria local e imprimen un paisaje singular a este destino turístico de la Provincia.

“Si tomamos una foto desde arriba de la ciudad, se puede observar la preeminencia del verde que va desde la plaza central hacia cada punto rural del municipio”, afirmó Marcelo Adrián Fuentes, subsecretario de Turismo y Recreación del distrito.

La Historia del Tala

El tala es un árbol típico de la costa bonaerense y en la región del Tuyú se pueden observar grandes extensiones de esta especie. Lucio Eber Jorge, personalidad del municipio de General Madariaga escribió sobre la leyenda de la fruta de tala.

Rahuie la pequeña hija de una familia originaria del pago, ingresó en un bosque de tala y jugando se alejó de su casa. Al llegar la noche, no supo tomar el camino de regreso. Su familia la buscaba en la oscuridad, pero al amanecer los árboles se iluminaron con los rayos del sol y encontraron a Rahuie comiendo la fruta del tala.

La leyenda sostiene que las personas que visitan General Madariaga y prueban esa delicia, no pueden abandonar el lugar.

Almirante Brown y Una Historia Legendaria

Un día, cuando Don Juan Manuel de Rosas se dirigía hacia donde hoy está Adrogué, en la localidad de Rafael Calzada, partido de Almirante Brown, para visitar a su querido amigo Macías, pasó cerca de un árbol imponente que se destacaba en el paisaje. Detuvo su caballo y se sentó a tomar mate bajo la sombra del ombú.

El lugar era el patio de la casa de los Rincón, quienes conservan la bombilla que usó el “Restaurador de leyes” en esa ocasión. Se trata de una residencia singular porque, según la leyenda, también pasaron por allí soldados británicos en la época de las invasiones inglesas.

Estos árboles a través de sus anécdotas e historias alimentan el patrimonio natural y local que forma parte de la diversa identidad bonaerense.

Más información en buenosaires.tur.ar

Crédito fotos: Ombú: Almirante Brown

Formosa

Las maravillas del universo en los cielos bonaerenses

Desde tiempos remotos observamos el cielo. Los viajeros lo utilizaban para guiarse en sus travesías marítimas, y otros quedaban hechizados por mitos y leyendas que lo tenían como protagonista. En la actualidad, esa curiosidad y ese interés continúan intactos.

El martes 13 de abril se celebra el Día Mundial de la Astronomía y aficionados a esta actividad invitan a un recorrido estelar por los cielos rurales de la provincia de Buenos Aires que tienen una oscuridad especial.

En los últimos años el astroturismo se ha transformado en una propuesta cada vez más atractiva en la que se conjugan la conexión con la naturaleza, el encanto por los misterios estelares y el intercambio de saberes.

Poner en valor el cielo

“Lo que más me gusta de la astronomía es la observación, y del astroturismo la posibilidad de compartir experiencias, porque se aprende mucho con otras personas”, expresó Juan Francisco Ceser, de la ciudad de Vedia, ubicada en el partido de Leandro N. Alem, al noroeste bonaerense.

Este aficionado a la actividad recomendó la experiencia porque “sirve para conocer nuestro paisaje del cielo. Muchas veces un guía turístico te muestra la montaña, el río y deja de lado el cielo. La idea es ponerlo en valor, conocerlo, respetarlo y cuidarlo”.

Para Ceser los cielos de esa zona de la Provincia “son excelentes por la poca contaminación lumínica”, cualidad fundamental para llevar adelante esta propuesta “que combina relatos científicos, culturales y mitológicos”. A esto se suma la observación con telescopios profesionales.

“La gente se va muy contenta y con más preguntas que respuestas. Esa es la idea”, afirmó este amante de la astronomía. “También reflexionan sobre por qué contaminamos con luces innecesarias e ineficientes y no cuidamos el cielo que es patrimonio de la humanidad”, agregó.

Sorpresas estelares

“Siempre hay algo que nos puede llegar a sorprender, como un asteroide o cometa” afirmó José Luis Sanchís, astrónomo aficionado desde 1984. Vive en el municipio de Ituzaingó y también es metalúrgico y electricista.

En la década del ochenta la curiosidad por observar el cielo le hizo cosquillas y advirtió que las estrellas se movían, entonces empezó a indagar sobre ese fenómeno. “En ese momento la vía láctea se podía ver con atención desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, recordó.

 En 1990, mientras vivía en España, recorrió varias localidades con su telescopio y binoculares para captar las constelaciones propias del hemisferio norte, como Casiopea, Perseo y Andrómeda. También visitó pueblos del interior bonaerense como Navarro, Capitán Sarmiento y Chascomús conmovido por las imágenes de sus cielos.

Luego Sanchís comenzó a explorar la fotografía astronómica: “Me interesó porque se pueden hacer largas exposiciones y entonces la imagen que vemos con el ojo no es la misma que la fotográfica. Se pueden captar mayor cantidad de detalles, colores y nebulosas”.

El ambiente rural es ideal para hacer esta actividad por la oscuridad que ofrece. “Cada día las ciudades son más grandes y la iluminación cambia el color del  cielo, que pasa de negro a gris, entonces cuando queremos observar algún objeto como una nebulosa o galaxia la captación es cada vez más débil”, explicó.

Para José Luis el cielo guarda misterios y sorpresas. “Lo que más me gusta del cielo es la observación de cometas. Son esos viajeros interestelares, a veces muy tenues y otras muy brillantes, pero siempre distintos y magníficos”.

Fascinación por la astrofotografía

“La astronomía me fascinó desde que era chico”, contó Maximiliano José Falieres, quien hace tres años comenzó a interiorizarse en la astrofotografía.

“Siempre quise realizar fotografías a objetos celestes, pero los medios que usaba eran algo limitados”, explicó. Utilizó diferentes dispositivos hasta que en 2017 sus padres le regalaron un telescopio más potente, con una montura especializada que le permitió hacer fotografías de larga exposición.

Las noches de pruebas, errores y correcciones formaron y consolidaron a este hombre de Chivilcoy como astrónomo aficionado y astrofotógrafo amateur.

Maximiliano recomienda vivir una experiencia de astroturismo para lograr “contacto visual con el cielo nocturno” que en las grandes urbes se perdió a causa de la contaminación lumínica.

También sugiere hacerlo cuatro veces en un año debido a que los cielos cambian por la traslación terrestre alrededor del Sol. “Por ejemplo, en seis meses podremos observar durante la noche lo que hoy está detrás del Sol durante el día”, describió.

Los cielos oscuros y profundos de las zonas rurales bonaerenses son una invitación a detenerse y observar la inmensidad infinita del universo desde destinos turísticos singulares que ofrecen experiencias novedosas y trascendentes.

Más información: www.buenosaires.tur.ar

Fotos: Astroturismo 1: Juan Francisco Céser. Astroturismo. 3: Maximiliano José Falieres

Fuente: Prensa Turismo de la Provincia de Buenos Aires

La ruta del vino Bonaerense: Sabores y Paisajes Inolvidables

Las bodegas de la provincia de Buenos Aires proponen a los turistas momentos únicos para disfrutar con todos los sentidos. Los sabores que explotan en el paladar se conjugan con paisajes sublimes y hacen del enoturismo una experiencia inolvidable.

El próximo 24 de noviembre se celebra el Día del Vino Argentino como Bebida Nacional, declaratoria que recibió este producto en 2013 a través de la ley 26.870. Sin dudas, una ocasión ideal para conocer la Ruta del Vino bonaerense, sus bodegas, cepas y regiones.

La vitivinicultura en la Provincia

Los primeros proyectos vitivinícolas germinaron en el sudoeste bonaerense entre 2000 y 2001. Según Daniel Di Nucci, de bodegas “Al este”, se trató de la segunda etapa, ya que la primera se había dado hace más de un siglo con la llegada de inmigrantes españoles e italianos que en sus quintas elaboraban su propio vino. Era una actividad productiva que también los conectaba con los sentimientos de su tierra natal.

Sin embargo, en 1934 la ley 12.137 prohibió la producción de vid en varias provincias, entre ellas Buenos Aires. A mediados de la década del noventa esa restricción quedó sin efecto y a principios de este siglo comenzaron las iniciativas experimentales en el sudoeste provincial.

En la actualidad hay treinta y cuatro localidades que tienen proyectos vitivinícolas en diferentes etapas de desarrollo, de acuerdo con la investigación y el mapa elaborado por Guillermo Corona, geofísico y amante del vino.

Cepas y regiones

La Ruta del Vino consiste en una invitación a descubrir el imperio de los sentidos con visitas guiadas, catas dirigidas, degustaciones y entornos naturales increíbles. La provincia de Buenos Aires cuenta con tres zonas enoturísticas cerca de grandes ciudades.

En la región sudoeste, con epicentro en Bahía Blanca, la serranía de Ventania y la confluencia de vientos oceánicos y continentales favorecen el desarrollo de determinadas cepas: malbec, pinot noir, cabernet franc, tempranillo, cabernet sauvignon, tannat, merlot, sauvignon blanc y chardonnay.

En el área centro, con Mar del Plata como ciudad de referencia, los vinos adquieren las característica de las sierras de Tandilia y los vientos del Atlántico. Allí se destacan variedades como carmenere, cabernet franc, merlot, syrah, pinot noir, chardonnay, sauvignon blanc y sémillon.

En tanto en la región norte, cerca de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se pueden degustar tannat, syrah, pinot noir, marselan sauvignon blanc, chardonnay y la uva vitis labrusca, en sus variedades isabella y niagara, que crece en la ribera berissense.

En el día de nuestra bebida nacional la premisa es celebrar y agradecer a la tierra las bondades que ofrece para que  la vitivinicultura se desarrolle en el territorio bonaerense.

Establecimientos vitivinícolas de la provincia de Buenos Aires

REGIÓN SUDOESTE

Bodega SALDUNGARAY

Saldungaray, Tornquist

www.bodegasaldungaray.com.ar

FB: Bodega Saldungaray

IG: @bodegasaldungaray

ALESTE Bodega & Viñedos

Médanos, Villarino

www.bodegaaleste.com.ar

FB:Bodega Al Este

IG: @bodegaaleste

LA CATALINA

Coronel Pringles

www.facebook.com/mylcolores

IG: @mylcolores

REGIÓN CENTRO

CORDÓN BLANCO

Tandil

www.cordonblanco.com

FB: Cordón Blanco

IG: Cordón Blanco

TRAPICHE CHAPADMALAL

Chapadmalal, General Pueyrredón

www.trapiche.com.ar/comin/

FB: @Trapiche

IG: @trapichearg

REGIÓN NORTE

FINCA DON ATILIO

Uribelarrea, Cañuelas

www.vinos-uribelarrea.com

FB: @vinosuribelarrea

IG: @vinos.uribelarrea

COOPERATIVA DE LA COSTA DE BERISSO

Berisso

FB:Vino costa de Berisso

IG:@vinocostadeberisso

Fuente: Prensa Turismo Provincia de Buenos Aires

Crédito fotos: Ruta del vino 2: Finca La Catalina / Ruta del Vino 6: Finca Don Atilio

La Reserva Parque Atlántico Mar Chiquito y una albufera única en el país

La Reserva de Biosfera “Parque Atlántico Mar Chiquito” es una joya del paisaje costero marítimo argentino. Su albufera es única en el país y una de las pocas en el mundo. Esta belleza natural, ubicada en el partido de Mar Chiquita, propone a los visitantes conectar con el silencio, el sonido del mar y los colores del amanecer pero también invita a experimentar la adrenalina de los deportes acuáticos.

La albufera es una laguna litoral costera paralela al mar, con aguas saladas y salobres, separada por una cadena de médanos y unida al mar por una boca. “En la provincia de Buenos Aires tenemos la única albufera de toda la Argentina. Hay sólo tres más en todo el mundo, ubicadas en España, Brasil y Perú”, afirmó Marcelo Artime, secretario de Turismo, Ambiente y Planeamiento de ese municipio.

La denominación “Parque Atlántico Mar Chiquito” se remonta a 1996 cuando la UNESCO declaró a esta región costera como Reserva de Biosfera y, según explicó Artime, el organismo internacional decidió llamarla de esa manera para diferenciarla de la laguna “Mar Chiquita” de la provincia de Córdoba.

La reserva tiene una superficie de 26.488 hectáreas con una importante riqueza de fauna y flora. De acuerdo con datos del municipio hay ocho especies de reptiles, nueve de anfibios, 28 de mamíferos y 178 de aves. Se destacan flamencos, ñandúes, gallaretas, ostreros, armadillos, jabalíes europeos, carpinchos, ranas criollas, tortugas, lagartos y lagartijas de las dunas, estas últimas declaradas Monumento Natural Provincial.

También hay una vegetación muy diversa que incluye plantas como altamisa, oreja de ratón, yerba del mosquito, trébol de caracol, cardito, avena silvestre, flechilla común y pasto miel, entre otras especies.

En la boca de la albufera, zona en la que convergen la laguna y el mar, existe una gran variedad de peces. Los aficionados a la pesca deportiva encontrarán corvina negra y rubia, pejerrey de mar, lenguado, anchoa de banco, pescadilla, cazón y tiburón gatuzo.

En ese sector costero los fanáticos de los deportes acuáticos podrán desplegar sus habilidades físicas con la práctica de surf, kitesurf y kayak.

Por otra parte, el balneario “Parque Mar Chiquita” cuenta con una tentadora oferta gastronómica. Los asados al horno de barro, platos a base de pescado y tortas artesanales son las opciones más atractivas para el paladar.

Los turistas de espíritu aventurero no podrán perderse las visitas guiadas al área más agreste de la reserva. Los colectivos trasladan a los grupos de turistas desde las oficinas de turismo de las localidades de Santa Clara, Mar de Cobo y Mar Chiquita hasta el puesto n°1 de guardaparques para emprender la caminata por el “Sendero del zorro” hasta llegar al mar.

Otro de los imperdibles son los recorridos de luna llena. El reflejo del astro en la laguna, la oscuridad profunda de la noche y el silencio de la inmensidad se conjugan y otorgan al cuerpo sensaciones indescriptibles. El lugar posee alojamientos para disfrutar en distintas épocas del año.

La Reserva de Biosfera “Parque Atlántico Mar Chiquito” nos propone un encuentro amigable con la naturaleza y nos devuelve una experiencia inolvidable, que hay que agendar para cuando volvamos a viajar.

Fuente: PrensaTurismo BA

Turismo Virtual

Recorridos en 360 por todas las provincias del país

Para seguir viajando durante la cuarentena, el Ministerio de Tu­rismo y Deportes de la Nación, diseño una seductora propuesta que ofrece visitas virtuales por los grandes atractivos del país

En el portal Argentina.tur.ar, los viajeros virtuales podrán disfrutar de excursiones 3D en 360º recorriendo los mejores paisajes, Parques Nacionales y áreas de reserva provinciales.

Los usuarios podrán acceder desde una computadora o un dispositivo móvil a los grandes destinos turísticos y conocer las diferentes regiones; el Litoral, el Norte, la Patagonia, Córdo­ba, Buenos Aires y Cuyo. Acceder al Portal: Argentina.tur.ar

Tafí del Valle, Pueblo de Entrada Esplendida

Nuestro destino era la bellísima Tafi del Valle en Tucumán, salimos un día antes para descansar y dormir en Córdoba, y así continuar viaje. Atravesamos parte de Santiago del Estero, pasamos por Simoca, en Tucumán, y tomamos la Ruta 307 en Acheral, donde comienza un maravilloso camino de montaña envuelta por las exuberantes yungas. A mitad de trayecto paramos en el mirador “El Indio” desde el cual se observa una panorámica de incalculable belleza y donde hay puestos de artesanías y los famosos quesos tafinistos. Más adelante nos encontramos con el inmenso dique “La Angostura”, un espejo de agua rodeado de montañas con una vista espectacular.

Por fin llegamos a la bellísima Tafí y nos ubicamos en una cómoda cabaña. Después de un descanso, salimos a recorrer el pueblo que se encuentra a 2200 metros sobre nivel del mar y cuyo clima es ideal. Empezamos recorriendo su típica, renovada y cuidada plaza principal: enseguida vimos un estado presente, la conservación de sus viviendas y edificios coloniales, la peatonal con farolas coloniales y bancos de madera en el centro de la calle, la limpieza de los puestos de comidas típicas, restoranes para todos los presupuestos, muestra la confortabilidad del lugar. Cercanos a la plaza nos detuvimos frente a tres traillers de salud; el primero con una fila muy larga de jóvenes, porque es para salud integral adolescente; otro a pocas cuadras para mayores de 19 años con casi todas las especialidades médicas y otro de salud animal de acceso fácil y gratuito: ver la fila de gente con sus mascotas, me reconforto el alma. Luego recorrimos “la ruta del tejido”, donde sus tejedoras están agrupadas en cooperativas, y sus hermosas prendas trasmiten su bagaje cultural ancestral.

Al otro día nos despertamos con un abundante desayuno con pan y mermeladas caseras de frutas de la zona, salimos y empezamos a recorrer “La Ruta del Artesano”, ruta que se adentra en el valle, con sus pequeños pueblos de casas de adobe y sus talleres de artesanías en piedra, cerámica, muebles y tejidos con motivos muy coloridos. Ya de regreso cenamos unas calentitas empanadas de llama.

A la mañana siguiente se centró nuestro recorrido en transitar por las distintas comunidades originarias, desde “El Rincón “ hasta “Ojo de Agua”, un recorrido que parece detenido en el tiempo… ver los corrales en Ojo de Agua donde se asienta la comunidad “los tafies”, con casitas dispersas, con animales pastoreando, parece que lo lejano se vuelve muy cercano. Seguimos hasta “Casas Viejas” en cuyo recorrido flamea orgullosa la Whipala y carteles declarando la prohibición de la venta de las tierras, ya que son por ley “propiedad comunitaria”. Por este faldeo del hermoso valle llegamos a “El Rincón”, y ahí me sorprendió una hermosa mujer de brillantes cabellos negros, miembro de la comunidad kalchaki; nos pusimos a hablar y me contó que tenían un Cacique, que su música “sonaba como el viento”, que venían de descendencia directa, que las piedras largas (menhires) tenían que estar en parte en su comunidad y a lo largo de todo el valle. Caminamos juntas bastante tiempo y me pidió que la llevara en auto hasta su casa, al llegar no solo nos agradeció repetidas veces, también lo hizo en su sonora lengua, y me aclaró “ya sabes donde vivo, te espero el próximo verano porque acá en invierno hace mucho frio, cuando vuelvas te voy a cocinar unos ricos tamales “y, antes de irnos, frente a una apacheta (montículo de piedras apiladas donde se homenajea a la Pachamama) nos hizo dejar una respetuosa ofrenda.

El siguiente recorrido fue a “El Mollar”, hermosa villa turística, donde en el lago La Angostura se puede practicar distintos deportes náuticos, pesca, caminatas y actividades al aire libre. Frente a la plaza principal se encuentra la “Reserva Arqueológica los Menhires”; la entrada es gratuita y resulta asombroso ver esos monolitos fálicos de piedra tallada de aproximadamente 2500 años de antigüedad, en una clara veneración a la fertilidad. Observándolos, comprendí el pedido de restitución a sus verdaderos custodios, los originarios del valle, solo ellos valoran e interpretan los grabados hechos por sus ancestros.

Decidimos cenar en el restaurant frente a la plaza del Mollar, en el primer piso. Mientras disfrutaba mi locro con vino tucumano, no dejaba de mirar las “piedras largas” ya entre las sombras, más atrás el lago y por detrás los cerros, bajo un cielo colmado de estrellas brillantes y con esa imagen vi conjugarse la identidad histórica con un deslumbrante paisaje.

Para Agenda del Sur Patricia Gentiluomo(Febrero 2020, antes de la cuarentena)

Catamarca

El Shinkal. Ruta del Adobe. Watungasta.

Salimos de San Fernando hacia el sur, la ruta para llegar a la hermosa Cuesta y Quebrada de La Cébila. eL camino va atravezando Catamarca y por momentos zonas de La Rioja, con un paisaje variado; pero siempre el cardón abundante y erecto, es lo típico. Luego continuamos atravesando La Rioja para llegar a nuestra querida “Aimogasta” donde siempre nos reencontramos con el Hotel Arauco para descansar y tenerlo de base para hacer nuestros circuitos turísticos.

Allí somos siempre bienvenidos y en su cálido salón comedor, una de las comidas que nos preparan es “bifes a la riojana”, con el gusto sabroso del amor con que siempre nos esperan. Al otro día seguimos por la R.N. 60, que al entrar en Catamarca se convierte en la N° 40, para llegar a “Londres” una ciudad donde sus casas se alinean a lo largo de la calle principal, que es la ruta 40, y que junto a Santiago del Estero es la ciudad más antigua de la Argentina. Desde allí nos preparamos para visitar, recorrer y detenernos en la que fue la última ciudad hacia el suroeste del dominio inca: el complejo arqueológico “El Shinkal de Quimivil”. Es una parte muy importante y poco difundida de nuestra historia y que encierra uno de los capítulos más intensos y atrapantes. Recorrerlo es sorprendente, mientras Luis subía a las pirámides del Sol y la Luna, cuya cúspide aplanada y rodeada de muros de piedra dan una vista panorámica y de gran belleza, yo tomaba fuerzas para continuar.

Imaginaba cómo habría sido esta ciudadela en pleno esplendor y desarrollo. En el pasado necesitaron la ocupación militar para poder llevarse las riquezas; hoy, la ocupación se da por el saqueo que produce el endeudamiento, que tiene el mismo fin: llevarse nuestras riquezas.

Luego seguí recorriendo la zona de viviendas, de depósitos y residencias de los caciques y en la plaza central se ubica el Ushnu, que es un trono que representa el poder incaico. Al llegar al Ushnu recordé la única epopeya heroica indígena sudamericana en la que durante 50 años discontinuos resistieron al imperio incaico y a los conquistadores europeos, al mando de los caciques Juan Calchaqui y Chelemin, quienes mantuvieron viva sus luchas frente a los dominadores que no les daban tregua.

En esa misma plaza fue descuartizado Chelemin tras la derrota en la segunda guerra Calchaqui (año 1637), y como describe un poema “lo mataron por defender su tierra, su cultura y su futuro”, luego vendrían más alzamientos y todos en el mismo territorio. Luego de este interesante recorrido volvimos al centro de interpretación, donde nos estaban esperando con unos exquisitos tamales y humitas “recién hechitas” y de postre bombones de glace, dulce de leche y nuez.

Al día siguiente nos esperaba “La Ruta del Adobe” y para completar la historia, el sitio arqueológico “Watungasta”. Comenzamos un circuito a lo largo de la R.N. N° 60 que recorre construcciones históricas y prehistóricas hechas en adobe; desde el Oratorio de los Orquera en la localidad “El Puesto”, nos asombramos con imágenes religiosas traídas desde Chuquisaca. Pasando por “La Falda”, la iglesia de Andacollo se la ve solita pero firme desde la ruta; en Anillaco la iglesia Nuestra Señora del Rosario, posee un altar de barro y el piso de tierra, es una obra única, de una belleza singular. Luego continuamos viaje a las ruinas del sitio Watungasta, que se extiende a orillas del Rio de la Troya. Este importantísimo asentamiento, donde aún se conservan parte de los torreones, fue sitio de almacenamiento de recursos que luego servían de intercambio para los incas. El circuito terminó en la ventosa Fiambalá donde recorrimos La Plaza de Armas y la iglesia de San Pedro. De regreso paramos en Tinogasta donde se estaba realizando la fiesta popular regional de la vendimia, comimos variado en los diferentes puestos y en uno, postres de algarroba, riquísimos.

La calle principal estaba cortada por la gente que trasmitía una alegría contagiosa, tanto baile y canto me hizo olvidar el cansancio, regresamos a Belén, desde donde saldríamos al día siguiente para descubrir la impactante región de la Puna Catamarqueña.

Para Agenda del Sur Patricia Gentiluomo

Azul Una Comarca Colmada de Diversidad

Este viaje es ideal para un finde largo, donde se puede combinar recreación, descanso, cultura y la belleza de los paisajes serranos y de llanura. Alquilamos un departamento y al llegar la dueña nos ofrecuó la folletería de todos los corredores turísticos de la ciudad, lo que nos permitió organizar rápidamente nuestros paseos.

Elegimos empezar por la magnífica obra del arquitecto Francisco Salamone. Nuestra primera parada fue el Cementerio Municipal, cuyo portal, realizado por este artista, mide unos 15 metros de altura y  nos impresionó su belleza, su tamaño y las líneas casi cubistas del ángel Gabriel sosteniendo su espada. Después de  tomar muchas fotos desde todos los ángulos posibles, nos fuimos al Matadero Municipal, otra deslumbrante obra del mítico arquitecto que convirtió  su fachada en un símbolo al que ornamentó con unas  enormes cuchillas verticales. Siguiendo por el mismo camino, y luego de comprarnos unos ricos sanguchitos, nos fuimos al magnifico Parque Municipal Sarmiento, diseñado por el espectacular paisajista Carlos Thays. Este pulmón verde es atravesado por el arroyo Azul, con pintorescos puentecitos de madera que comunican los diversos sectores y al caminar por debajo de esa añosa arboleda nos impregnamos de armonía y frescura. Siguiendo el curso del arroyo llegamos a la Costanera Cacique Catriel, un sendero que combina el verde de la vegetación, el aire puro y el movimiento de las aguas claras. Así continuamos  hasta encontrarnos con un impresionante mural de 40 metros, que rescata los relatos históricos de la zona, de la memoria de sus habitantes.

Al día siguiente, con mate y termo, nos fuimos al Balneario municipal, un lugar cuidado y parquizado con playas de arena, fogones,  mesas y rodeado de frondosa vegetación. Por la tarde, fuimos a ver la obra del escultor Carlos Regazzoni en un complejo escultórico sobre el Quijote de la Mancha. Este artista realiza su obra con materiales en desuso y que encuentra tirados.

A la mañana siguiente nos esperaba Boca de las Sierras. El camino por una ruta poco transitada es encantador, cruzando un cordón serrano y a pocos kilómetros de andar nos detuvimos en el Monasterio Trapense, de hermosa arquitectura medieval. Allí mismo venden productos regionales naturales que son muy reconocidos en toda la zona. Seguimos hasta el paraje Pablo Acosta donde  nos recibieron muy amablemente y nos mostraron ese viejo almacén, ahora convertido en comedor de campo para luego prepararnos un exquisito asado. Con entrada de empanadas y para probar: Jabalí, mulita y lechón, todo acompañado de una gran tranquilidad que nos permitió saborear y degustar las distintas carnes asadas, como lo hacían los originarios pampas, dueños de esas tierras a la que llamaron “Callvu Leovu”, para honrar a la madre de todos “la madre tierra”, hoy llamada “Azul”.

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Para Agenda del Sur Patricia Gentiluomo