En la conversación telefónica que se extendió por 35 minutos, el presidente Fernández sostuvo el apoyo a todas las negociaciones que puedan emprenderse para el cese de hostilidades. Asimismo, ratificó el rechazo de la Argentina a la invasión rusa de la misma manera en que lo viene haciendo en todos los foros internacionales, pero nada dijo de la agresión que significa para la seguridad de Rusia el avance militar de la Otan y las hostilidad permanente de Estados Unidos.

También ofreció incrementar la ayuda humanitaria que Argentina ya ha enviado a Ucrania en caso de ser necesario, a pesar de la aguda crisis social y económica que padece nuestro país.