El 4 de julio de 1976, en horas de la madrugada, un grupo militar acribilló a balazos a 3 sacerdotes y 2 seminaristas, cuando dormían en dependencias de la parroquia de San Patricio, en el barrio de Belgrano de la Ciudad de Buenos Aires.

Los sacerdotes Alfredo Leaden, Pedro Dufau y Alfredo José Kelly, y los seminaristas Salvador Barbeito Doval y Emilio José Barletti -integrantes de la congregación católica de los Palotinos, – eran asesinados por un grupo de tareas que los baleaba en la casa parroquial que habitaban en el barrio de Belgrano, en un hecho que se conoció como la Masacre de la iglesia de San Patricio.

Hoy se conmemora un nuevo aniversario del hecho, uno de los peores ataques a la Iglesia durante la última dictadura cívico-militar-eclesiástica en Argentina.