La Secretaría de DDHH de Avellaneda realizó una Conferencia de Prensa para repudiar la prisión domiciliaria concedida al represor Luis Horacio Castillo, representante legal del Colegio San Diego de  Wilde. Así también, el Honorable Concejo Deliberante local lo declaró  persona no grata durante la sesión ordinaria del 9 de junio pasado, con la abstención del bloque de juntos por el Cambio.

La Secretaría de DDHH de Avellaneda; el Espacio para la Memoria de Avellaneda “Ex Infierno”; la Mesa de la Memoria de Avellaneda y el Consejo Escolar de Avellaneda, realizaron el pasado lunes 13 una conferencia de prensa para pronunciarse ante la situación procesal del acusado y pedir la revocación de su prisión domiciliaria. La misma se llevó a cabo en el actual Espacio de la Memoria “El Infierno” que fuera un Centro Clandestino de Detención y Exterminio dependiente de la Brigada de Lanús, situado en la calle 12 de Octubre 234 de nuestra ciudad.

“Es intolerable que un genocida espere su procesamiento en prisión domiciliaria” expresó el Secretario de Derechos Humanos de Avellaneda, Claudio Yacoy: ”Aquí no se está juzgando a alguien que cometió un delito común sino a alguien a quien se le imputan delitos que van desde tormentos, violaciones sexuales hasta apropiación de niños”  y sostuvo “Es por eso que toda la comunidad de Avellaneda tiene que hacer llegar al titular del Juzgado Federal N° 3, el pedido para que se revoque la prisión domiciliaria de Castillo”

Luis Horacio Castillo, ex oficial inspector y jubilado de la Policía Bonaerense, se desempeñaba como representante legal del Colegio San Diego de Wilde hasta días atrás cuando la Dirección de Educación de la Provincia tomó las medidas legales y administrativas necesarias para impedir que Castillo continúe desempeñando tareas en una institución educativa.

Había sido oficial inspector de esa fuerza bonaerense durante los años 70 hasta el año 1986  cuando solicitó su “retiro activo” con el cargo de comisario. Desde agosto de 1976 hasta marzo de 1977, Castillo fue oficial inspector y luego ascendido a oficial principal de seguridad en una dependencia de la Bonaerense de Banfield. En 1977 fue trasladado a la Brigada de Investigaciones de la Bonaerense de Lanús, que entonces tenía domicilio en Avellaneda y donde funcionó el Centro de Detención Clandestino conocido como”El Infierno”. Allí, fue reconocido y nombrado por dos sobrevivientes de ese campo de concentración: Mercedes Alvariño Blanco y Héctor Oscar Callejas.

El 30 de marzo pasado, el juez de instrucción federal del Juzgado N°3 de La Plata, Ernesto Kreplak, procesó a Castillo y le dictó prisión preventiva –que por estos días cumple en su casa– por hallarlo responsable de secuestros, torturas, abuso sexual, apropiación de niñes, delitos que tuvieron lugar en los centros clandestinos que funcionaron en las ex brigadas de Investigaciones de Banfield y Lanús.